¡Santos Pigmentos Azules Batman!

¡Santos Pigmentos Azules Batman!

Probablemente eso es lo que le haya dicho Robin a Batman cuando conoció la historia del color del uniforme de su amigo. El color azul es quizás uno de los colores más emblemáticos que conocemos, lo vemos de manera constante en diferentes aspectos de la naturaleza que nos rodea, el cielo es azul y azul es el mar. A lo largo de la historia, las diferentes culturas y los diferentes artistas han usado el color azul en diferentes obras, pero muy pocas personas saben que el pigmento azul es uno de los más raros que existen y más difíciles de conseguir. En la antigüedad, los griegos no tenían una palabra para el color azul, usaban diferentes metáforas cuando querían describir el color azul del Mar Egeo; solo los egipcios pudieron crear un pigmento azul que a partir de esa época fue conocido como “Azul Egipcio” y que fue empleado por pintores hasta la Edad Media, cuando la “receta” para prepararlo se perdió y entonces los artistas tuvieron que recurrir a moler minerales de color azul como el lapislázuli que resultaban exorbitantemente costosos, por lo que solo fueron usados para obras muy valoradas, como azul del manto de la virgen en las imágenes religiosas.

 

El primer pigmento azul que se conoció fue la azurita, obtenida moliendo el mineral del mismo nombre, que es un carbonato de cobre. Este pigmento se sintetizó artificialmente a partir del Siglo XVII. Sin embargo, el problema de usarlo es que con el tiempo se deshidrata y se convierte en malaquita, otro carbonato de cobre de color verde. Otro pigmento azul al que le ocurre lo mismo es la vivianita, que fue empleada por el pintor holandés Vermeer en muchas de sus obras.

 

El azul ultramarino se produjo en Afganistán desde el año 7,000 A.C. a partir del lapislázuli. Este pigmento es famoso por haber sido usado en la máscara funeraria de oro del faraón Tutankamón, en manuscritos iluminados a mano por monjes y en pinturas del renacimiento. Este pigmento era más costoso que el oro en esa época, pero se hizo comercialmente accesible en el año de 1826 cuando fue sintetizado por primera vez en el laboratorio.

El primer pigmento sintético moderno fue el azul de Prusia que fue descubierto por accidente en 1706 y que se produce mediante la oxidación de las sales del ferrocianuro ferroso. Su uso más famoso lo podemos encontrar en la obra “Noche Estrellada” de Vincent Van Gogh. El inconveniente de usar este pigmento es que con el tiempo se vuelve gris.

 

Un pigmento azul mucho más duradero es el azul cobalto que se obtiene de la combinación de cobalto, aluminio y oxígeno. Fue descubierto por el químico francés Louis Jacques Thénard en 1802. Es famoso por su uso para dar color al vidrio soplado, particularmente el fabricado en Bristol, Inglaterra. Como decíamos anteriormente, este pigmento es mucho más estable, pero es más costoso. Adicionalmente, tiene la desventaja que el cobalto es tóxico cuando es inhalado o ingerido, por lo que su uso es limitado.

 

El más moderno de los pigmentos azules es el azul YIMN, descubierto por Max Subramanian en la Universidad Estatal de Oregon, EEUU en 2009. Éste es un pigmento inorgánico producto del calentamiento de óxidos de itrio, indio y manganeso hasta una temperatura de 1200° C, lo que produce un pigmento que es químicamente estable, no tóxico y que no se decolora con el paso del tiempo.

Si quieres saber más sobre este tema, te sugerimos que leas el articulo completo “Blue Dye Thinking” de Joshua Howgego, en la revista “New Scientist” del 22 de diciembre del 2017.

 

Te invitamos a que visites nuestro sitio web en scoolmax.com o que nos sigas en nuestras redes sociales.

s2Member®
 
%d bloggers like this:

Send this to a friend